miércoles, 22 de junio de 2011

Burgos

Ayer estuvimos en Burgos otra vez. Burgos es una ciudad a donde hay que volver. Es una ciudad amable, agradable, manejable, creíble... inolvidable. Y además tiene Catedral. Merece la pena visitar Burgos y comprobar cómo una peatonalización inteligente ha sabido consolidar y potenciar el comercio local, cómo se ha recuperado el núcleo de la ciudad y se ha proporcionado a sus vecinos y a los visitantes un espacio de calidad, amplio y bien articulado donde confluir en un hormiguero organizado, interactivo, eficiente, feromonal.

Allí pude comprobar que la bici vende...


... que no se han resuelto los problemas de equilibrio de las bicis públicas...


... que los aparcabicis no son aparcamientos...


... que hay personas que se obstinan en actuar como "cicleatones"...


... y que hay otras que han aprendido a andar con la bici en la mano...


... visto desde las alturas, la bicicleta puede convivir perfectamente en zonas peatonales...


... y hacerlo de forma elegante.


Un saludo desde algún punto entre Burgos y León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada