jueves, 28 de noviembre de 2013

Volver a aprender a montar en bici

Si creías que sabías montar en bicicleta simplemente porque lo habías hecho durante los últimos 10, 20, 30 ó 40 años sin ningún tipo de inconveniente o con los normales cuando te mueves por una ciudad, tengo malas noticias para ti. Las cosas han cambiado. Y mucho.

Si creías que manejarte con soltura en el tráfico, elegir tu itinerario más conveniente, hacerte con un sitio en la calzada, mostrarte visible y predecible para los demás, negociar bien las curvas, las rotondas y las intersecciones, saber anticipar las situaciones comprometidas o hacer maniobras de última instancia era suficiente para desplazarte a bordo de tu bicicleta en la ciudad, olvídalo.


Ahora las cosas ya no son como eran. Ahora tienes que aprender a andar por las aceras y por los carriles que antes evitabas por encontrarlos peligrosos, ahora tu velocidad está limitada a 20 kms/hora en estos y a 10 en los espacios peatonales. Ahora tienes que aprender a conducir en baldosas, losetas y otros firmes sin agarre, hacer maniobras en ángulo recto, acceder a pasos peatonales desde trayectorias imposibles, sortear peatones anárquicos e impertinentes, farolas, marquesinas o árboles.

Ahora vas a necesitar un casco para poder afrontar todos esos nuevos riesgos a los que te vas a exponer. Casco y un montón de paciencia, además de una buena cuenta corriente, porque van a perseguirte, van a acosarte y, cuando te pesquen, van crujirte a multas. Multas a tutiplén: por circular fuera del carril donde haya carril aunque sea intransitable, por hablar por el móvil, por no llevar timbre, por pasar cerca de los peatones, por tener conductas incívicas o imprudentes, sea lo que sea lo que eso signifique en el momento en que te paren.

Pero déjame que te diga que igual vas a tener suerte. Quizá te roben la bici en los próximos días o quizá, y sólo digo quizá, te veas involucrado en lo que se llama un accidente que no es otra cosa que la consecuencia natural de todas estas novedades que, para cuando te quieras enterar, será demasiado tarde. Con o sin casco porque me han dicho que el dichoso casco no sirve prácticamente para nada más que para evitar ese coscorrón que difícilmente te hubieras dado si hubieras seguido haciendo las cosas como sabías.

Estate atento. Porque todo esto que te he contado igual cambia en unas pocas semanas. A peor, me temo.

2 comentarios:

  1. Tienes razon. He circulado en bici desde mi adolescencia en 1965. Todo iba sin demasiados problemas hasta el año pasado. El año pasado cambie mi domicilio y me vine a España. ¡Que dificil es ser ciclista en España!

    ResponderEliminar
  2. ¿Multa "por pasar cerca de los peatones"? Se podrán dar dos supuestos: que la Degeté haya perpetrado, según amenaza, la autorización de la circulación ciclista por las aceras. O que no. En el segundo supuesto, bien puesta la multa por circular por donde no se debe. Y en el primero también porque aunque la circulación por la acera estuviera permitida, no creo que fuera obligatoria. Por tanto también multa por pasar cerca (¿?) de los peatones. Lo que no acabo de entender es cómo van a descubrir, en cualquiera de los dos supuestos, a los infractores, suponiendo que quisieran, que ya es suponer. Aquí, en Alcorcón, las bicis circulan por las aceras cuando y donde les da la gana. Estoy harto de verlo y de padecerlo: es de esas situaciones en que una cosa está prohibida por la autoridad (in)competente al mismo tiempo que consentida.

    ResponderEliminar