jueves, 11 de noviembre de 2010

Multimodalidad... hoy me ha vuelto a pasar

Otra vez más. Eusko Ikaskuntza organizaba una Sesión de Reflexión sobre Instrumentos de Apoyo para la Movilidad Sostenible sobre la futura Ley de Movilidad de la CAPV dentro de su proyecto BAI - Berezko Aurrerapen Iraunkorra (Progreso Genuino y Duradero). Algo interesante y actual teniendo en cuenta que varias Comunidades Autónomas andan preparando proyectos de ley semejantes al que Catalunya tiene desde 2003. Esto tendría lugar en VG (Vitoria-Gasteiz) a las 9:30 y yo a las 6:00 de la mañana todavía no tenía claro acudir.

A las 6:05 lo he decidido... y entonces ha ocurrido. Se han ido encadenando una serie de útiles y servicios que me han puesto a las 8:15 en VG. Después de salir de casa en mi Brompton a las 6:40 acceder a la Estación de Autobuses en tiempo record valiéndome del ascensor que escala por el interior de la muralla que protege y aisla Pamplona del exterior. Después de introducir la bici en el bus sin pagar por ello y aparecer una hora y cuarto más tarde en la Capital Verde habiendo recuperado la hora de sueño que me había quitado el madrugón.

Por 7,87 € y con mi bici... despierto en otra ciudad. Una especie de teletransportación a precio de cine. Y lo mejor. Me he tomado un cafe y un bollo con mi bici (ella no consume) después de ser sorprendido fotografiando una fabulosa bici urbana por su dueño: el presidente de Bizikleteroak.

He pasado media hora comprobando cómo VG ha crecido, ha madurado y ha multiplicado sus ciclistas, y he llegado a la Plaza del Machete al Palacio de Villasuso, que es donde tenía lugar la cita. Puntual, despierto, fresco.


Al finalizar la jornada y después de comer he vuelto a coger el bus al que he llegado, como es de esperar, en el penúltimo minuto y allí ha tenido lugar la segunda anécdota del día. El conductor del autobús me ha visto llegar y se me ha plantado delante de la puerta. Seguro, determinado, autoritario.

- La bici no pasa.
- Esta no -le he dicho.
- Venga, venga eso hay que facturarlo.
- Déjame 20 segundos y te lo demuestro.

... Flak... tak... clak... sss... click!


- Ya.
- Así sí -confiesa sorprendido.
- No, espera, que tengo una funda.
- No, no hace falta.
- Tranquilo, lo hago por la bici.
...
- Impresionante -comenta estupefacto con una pasajera- si todos vinieran así...

Es lo que tiene la Brompton ¿Un lujo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada