jueves, 29 de septiembre de 2016

Malditas bicicletas

Nunca me habría imaginado empezando un artículo así, pero la situación se ha hecho insostenible. La práctica ciclista en las ciudades en las que se ha incrementado de forma notoria se ha convertido en un juego cruel, siniestro e indeseable, en términos generales. La circulación ciclista se ha prostituido de una manera tan excepcional que ha acabado con el poco reconocimiento que las personas que habían elegido la bicicleta para desplazarse habían logrado, para convertirse en un ejercicio de insolencia, de insolidaridad y de indolencia tan inquietante como preocupante.

Donde antes nadie cuestionaba cuáles eran los derechos y las obligaciones de la gente ciclista, hoy parece que sea debatible e incluso recomendable cualquier cosa. Circular por aceras y zonas peatonales de manera indiscriminada es lo más grave. Y no sólo porque esa gente anda poniéndose en peligro en sus interacciones con el tráfico rodado, sino, fundamentalmente, porque están agrediendo, intimidando y condicionando la libertad del resto del personal de manera impune, cuando no además prepotente.



No atajar esto puede provocar no sólo múltiples situaciones indeseables y accidentes de distinta consideración, sino, sobre todo, una aversión hacia la bicicleta como opción de movilidad que ya está cuajando entre la población de una manera justificada.


Pero el problema no es tan fácil de resolver. No va a bastar con tratar de reprender y castigar a los ciclistas que infrinjan normas tales como no circular por las aceras o bajarse de la bici para cruzar los pasos peatonales donde no haya establecido un paso ciclista o reducir la velocidad e incluso desmontar en las calles peatonales donde la densidad de caminantes sea suficiente. No. Hay que ofrecer alternativas de calidad a la circulación ciclista y hacer mucha pedagogía a través de campañas y de trabajo de calle.

Aquí es donde duele. Porque no es sencillo hacer que nuestras calles sean ciclables. Y menos convencer a la gente de que lo son. Sobre todo a los que han adoptado como norma andar en bici siempre por las aceras. Y tampoco depende de que se cosa la ciudad con carriles bici imposibles e impracticables. Hay que calmar el tráfico, hay que enseñar que las bicis deben circular por la calzada y hay que hacer los pocos carriles bici que se requieran ocupando espacio de asfalto hasta entonces destinado a la circulación casi exclusivamente motorizada. Y esto no hay nadie dispuesto a hacerlo en serio. Políticos me refiero. Porque creen que se juegan el electorado y que los privilegios del coche son intocables porque si no igual reciben toques de atención también de las altas esferas.

Mientras tanto, podemos seguir quejándonos y maldiciendo a los ciclistas, y lamentándonos de los accidentes y sustos que provocan y en los que se ven envueltos también como víctimas. O celebrando Semanas de la Movilidad, Días sin Coches y otras pantomimas por el estilo.

18 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo Eneko. Muy bien. Pero creo que los que vamos en bici somos culpables. cuando voy andando veo a ciclistas que van a toda velocidad por sitios donde va la gente paseando tranquilamente. El otro día, después de la publicación de la portada del Diario de Navarra eché de menos que algún comentario fuera: "pues sí, que hay que ir con más cuidado". En lugar de eso se criticó únicamente al periódico. Y todo esto lo escribe un ciclista (lo digo para que nadie se equivoque....)

    ResponderEliminar
  2. El gran peligro es el coche, no la bicicleta. ¿Cuántas personas murieron el año pasado por culpa del automóvil? ¿Y por culpa de la bici?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No trata de que tenga que morir nadie. Trata de que se
      nos priva de tranquilidad y nos produce inseguridad, y más aún cuando vas con tus hijos dando un paseo tranquilamente, a los cuales no puedes soltar de la mano por si viene algún ciclista imprudente...
      Yo también soy usuario de la bici, y al igual que los coches nos deben dejar 1,5 mts de distancia, también lo debemos hacer los ciclistas con respecto a los peatones.

      Eliminar
    2. James, pregúntate si eso justifica que pedalees por la acera

      Eliminar
    3. James, me parece que no has entendido el artículo. Se trata de no invadir el reducido espacio que tienen los peatones, que por cierto, también lo somos tú y yo. El imbécil que circula por las aceras y no respeta los semáforos, es el mismo que cuando se pone al volante, sigue siendo tan imbécil y causa accidentes y sustos.

      Eliminar
  3. Como ciclista urbano que usa la bici a diario, no puedo estar más de acuerdo, yo uso siempre la calzada, y vergüenza me da ver a tantos ciclistas que no salen de la acera y molestan a los peatones.

    ResponderEliminar
  4. No se trata de que tenga que morir nadie, pero la gente muere. Unos 265 accidentes a peatones registrados si no me equivoco, de los cuales, 113 murieron por culpa de los coches en 2015 (Datos DGT). Hay que educar a los ciclistas para que no vayan por la acera, pero antes hay que educar a los cochistas, y sinceramente es mas importante y mas complicado. Cuanta hipocresía cuando hablan de lo mal educados que son los ciclistas, que los hay, que se saltan los semáforos en rojo, ect. Veo todos los días saltarse los semáforos en amarillo fijo y luego en rojo a los coches y nadie dice nada, es normal. Llevamos décadas así. ¿Ocurrirá lo mismo con las bici? ¿nos acostumbraremos a que no respeten las normas? Espero que por el bien de todos eduquemos primero a los cochistas, luego a los ciclistas y por último a los peatones. El miedo puede a veces a la razón, y muchos ciclistas van por la acera por miedo. Voy todos los días en bici al trabajo por via ciclista y algunas carreteras tranquilas en ciudad y que te pase una furgoneta sin respetar en mínimo legal en una calle de dos carriles a mas de 50 Km/h e incomprensiblemente el carril de la izquierda está vacío es falta de educación, conocimiento de la norma o un asesino en potencia. Algunos dirán, mejor por la acera y es que lo puedo hasta entender. De todas maneras, también creo que la policía municipal tenía que advertir y coger el nombre de los ciclistas que van por la acera poniendo en peligro a los peatones, es decir rápidos y no a paso de peatón, y la segunda vez que sean cogidos haciendo la misma infracción multarlos. Pero esto da para mucho, y sin unas ciudades con tráfico calmado, siempre será lo que ha llegado lo último lo que pondrá el grito en el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás presentando un falso dilema, el que critiquemos a los ciclistas que van por la acera no significa que no critiquemos también a los conductores que se saltan los semáforos (que hay muchísimos, y con más peligro que los ciclistas que hacen lo mismo) o que abusan del uso del coche. Al final tanto los conductores, como los ciclistas como los peatones son personas, que toman un rol según el vehículo que usan, y alguien que es un maleducado lo será tanto si va en coche como en bici como caminando, lo que cambia es el daño que puede hacer en cada uno de ellos.

      Eliminar
  5. Bla bla bla bla.si quejarse nos podemos quejar todos. Voy por el carril bici y me veo peatones cogidos de la mano en medio. Voy por un carril exclusivo de bici y estrecho como para tener cuidado en los dos sentidos y me veo peatones parados en medio. Le voy por el asfalto con el peligro me atropellen, y me insultan y me pegan el coche intimidando. Anda q me importa un carajo los peatones teniendo en cuenta q los conductores ponen en juego mi vida.

    ResponderEliminar
  6. Soy una ciclista urbana reciente. E intento utilizar cada vez más la calzada, Hago rutas mixtas porque en ciertas calles paso miedo con los coches. Con respeto y precaución círculo por las aceras. Quizás no es la mejor opción pero no se hago

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. He leído vuestro blog y pienso que hay que respetar a los peatones, sobre todo si pretendemos que nos respeten a los ciclistas. Yo soy ciclista, pero también soy conductor y peatón. Todos debemos hacer esfuerzos en educarnos adecuadamente y ser respetuosos con los demás, ya sean conductores, ciclistas o peatones. AL fin y al cabo todos somos personas. No estoy de acuerdo con el comentario que en blog escribe Abel Canarión, como a mi me fastidian los coches, yo fastidio a los peatones. " Homo homini lupus". Lo que creo que Abel Canarión y otros como él necesitan es, ante todo educación. POR FAVOR, EDUCACIÓN Y RESPETO.

    ResponderEliminar
  9. Las bicicletas llevan circulando por las aceras de Pamplona de forma sistemática más de 9 años...y justamente esta semana, con el titular del Diario de Navarra por el atropello en Carlos III, justo ahora, es cuando "se ha hecho insostenible"?...vamos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿O sea que la tradición valida la práctica? Pues también llevamos más de 200 años meándonos en los portales y a mi me sigue pareciendo poco cívico, poco respetuoso, poco solidario y una marranada.

      Eliminar
  10. Puesto que está claro que no somos capaces de convivir cívicamente, entiendo que deben de existir unas normas, también es verdad que las normas se crean con una intención y luego se es demasiado riguroso (en pasos de cebra sin tráfico ni de coches ni de peatones podrían multarnos por no bajarnos de la bici…).
    Por otra parte, casi todos los ciclistas somos también conductores y peatones, entonces, ¿por qué esa falta de empatía?, ¿por qué ese enfrentamiento entre peatones y ciclistas?.
    Como reflexión final, yo en la faceta de ciclista es en la que más veces he visto peligrar mi integridad física por causas ajenas a mí.

    ResponderEliminar
  11. Debate vacuo, la bicicleta es un signo convivencia no de agresión, para eso ya tenemos a los coches y a los intolerantes.

    ResponderEliminar
  12. Benditas bicicletas! Ojalá seamos más los que nos sumemos a usar este medio de transporte para crear un mundo mejor sin combustible, contaminación y más salud para nosotros. Es cierto que se necesitan normas, eso también es parte de un mundo mejor. Muy buen blog! Saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo soy ciclista, peatón y conductor. Cuando cojo la bici para ir al trabajo o volver a casa, hay tramos que tengo que hacer por la carretera obligatoriamente, y es muy peligroso. Los tramos de carril bici están llenos de peatones (despistados algunos, provocadores otros) que van haciendo zig-zag. Los tramos de acera que cojo (con suficiente acera y pocos peatones) voy con mucho cuidado, y cediendo siempre el paso, parándome en los pasos de cebra y echando pie a tierra sin problema, y a poder ser con una sonrisa. No se trata de ser peatón, ciclista o conductor. Hay que ser EDUCADO, y respetar al más debil, coche->ciclista->peatón. Es muy fácil criticar, pero es muy lamentable ver el espectáculo que damos todos en la calle, conductores sin respeto por los demás y desconocimiento de las normas de tráfico saltándose semáforos y pasos de cebra, peatones cruzando por los carriles bicis provocando (si provocando) a los ciclistas, y ciclistas saltándose semáforos, circulando a toda velocidad por aceras y carriles bici (aunque la velocidad está limitada en los mismos) con el peligro que conlleva para los peatones. El problema es la falta de CIVISMO, pero de todos, no de unos o de otros. Las vía públicas son un medio de transporte que debemos COMPARTIR.

    Vaya tostón he largado.

    ResponderEliminar