domingo, 19 de febrero de 2017

No hay cambios reales en movilidad sin consenso social y compromiso ciudadano

Estamos viviendo una época de cambios, aunque algunos sean puramente estéticos, en la forma de gobernar nuestras ciudades. Los nuevos equipos de gobierno, sobre todo aquellos que han sido fruto de coaliciones, están obligados a buscar puntos de encuentro y consensos sobre cuestiones fundamentales. Si a eso añadimos la necesidad de cumplir con las exigencias de participación que marca la ley, mejorada con un cambio de actitud respecto a este aspecto que en muchos casos ha devenido en una suerte de exaltación de los procesos de participación (lo que hay gente que ha denominado como participacionismo) nos encontramos con un escenario en el que cada vez hay más espacios donde ejercitar el derecho a opinar, proponer y discutir algunos asuntos públicos, de los cuales la movilidad es quizás el que más interés suscita y el que más visibilidad pública tiene.


Es este estado de cosas, resulta clave la actitud de los responsables públicos a la hora de mantener el equilibrio entre la imperiosidad, la conveniencia y la vocación a la hora de buscar los consensos necesarios para que la movilidad sea una cuestión que ataña al bien común o para que se convierta en un caramelo que, dada la repercusión mediática y social que conlleva, se instrumentalice como una opción partidista y se utilice a modo de ariete para buscar rentabilidad política, en vez de rentabilidad social.

Es clave para poder asumir nuevos retos, perentorios dada la situación insostenible en la que nos hallamos, que entendamos todos y principalmente los responsables políticos, que los cambios que necesitamos en movilidad no dependen tanto de la determinación y energía de una opción política que trate de demostrar a corto plazo que las cosas están cambiando, como de la necesidad de contar con un consenso político y social que posibilite que este proceso tenga la legitimidad suficiente como para contrarrestar las tentaciones de la alternancia política o los celos partidistas y para que se materialice a lo largo de varias legislaturas.

Tenemos que tener presente que nos encontramos ante un reto que requiere varios lustros de labor continuada tanto en la toma de medidas y la ejecución de actuaciones encaminadas a dificultar el uso del coche como en la misión pedagógica a todos los niveles que requiere un cambio de hábitos como el que se pretende, para empezar a devolver frutos a una ciudad.


La movilidad debe afrontarse como una cuestión de bien común, siendo el bien común un concepto que en general puede ser entendido como aquello de lo que se benefician todos los ciudadanos o como los sistemas sociales, instituciones y medios socio económicos de los cuales todos dependemos que funcionen de manera que beneficien a toda la gente. Y necesitamos que toda la gente o una buena parte de ella entienda que el reto de la movilidad merece la pena.

Y más que la movilidad, la calidad de vida de nuestras ciudades, la sostenibilidad económica y social de las mismas, la habitabilidad del espacio público, la necesidad de que los entornos urbanos sean vivibles, seguros, justos, agradables, interesantes, atractivos, deseables.

Cambios de esta magnitud, de esta profundidad y de semejante dimensión tanto cualitativa como cuantitativa deben ser afrontados y asumidos con un consenso social suficiente que incite y concite la corresponsabilización tanto de todos los agentes sociales y políticos, como de la ciudadanía en general.

Sin consenso a todos los niveles y en todas las direcciones (vertical, horizontal y transversal) un problema como el que tratamos de resolver que depende tanto de mantener líneas de actuación más allá de lo que muchos políticos están dispuestos a mirar y que requieren de la coordinación de distintas áreas municipales, pero que, sobre todo, depende de decisiones personales que suponen cambio de hábitos y rutinas, esto no hay quien lo afronte.

Un consenso que habrá que revisar y refrendar con relativa frecuencia, para no perder el pulso de la ciudad y su ciudadanía, en procesos inclusivos e incluyentes.

10 comentarios:

  1. Echo en falta una clave en todo esto: el personal técnico. Las personas que ahora ponen y quitan semáforos, cuentan espacios de aparcamiento de coches, deciden por dónde van las líneas de autobús. Esas son las que pueden tirar del carro, gobierne azul, rojo, verde o morado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Rubén. Son la clave en muchos aspectos y los había incluido implícitamente en la horizontalidad y la verticalidad, pero coincido contigo que hay que dejar claro que son muchas veces los que más pueden empujar o frenar estos procesos.

      Eliminar
  2. Nuestra aportación a esta cuestión: https://goo.gl/cOZjGG

    ResponderEliminar
  3. This is Very very nice article. Everyone should read. Thanks for sharing. Don't miss WORLD'S BEST BikeRacingGame

    ResponderEliminar
  4. Awesome and interesting article. Great things you've always shared with us. Thanks. Just continue composing this type of post.

    ResponderEliminar
  5. Great information, i was searching of this kind of information, thankyou very much for sharing with us. i also have some links to share
    Get up To 90% Off buy modalert online
    Get up To 90% Off buy artvigil online
    Get up To 90% Off buy vilafinil 200mg online
    Get up To 90% Off buy waklert online
    Get up To 90% Off buymodapills

    ResponderEliminar
  6. Excellent information Providing by your Article thank you for taking the time to share with us such a nice article. 야한동영상

    Please visit once. I leave my blog address below
    야설
    야한동영상

    ResponderEliminar
  7. What an interesting story! I'm glad I finally found what I was looking for. Thanks for this valuable information! 일본야동

    Please visit once. I leave my blog address below
    한국야동
    일본야동

    ResponderEliminar
  8. Wonderful web site. Plenty of helpful information here. I am sending it to a few pals and additionally sharing in delicious. And obviously, thank you to your sweat! 한국야동닷컴

    Please visit once. I leave my blog address below
    국산야동
    한국야동닷컴

    ResponderEliminar
  9. I've been looking for something like this for a long time. Thank you very much for sharing this fantastic article! There are many different types of assignments, but most of them require a lot of time and effort. Students usually have a hard time coming up with ideas for their essays, and they need help with the research process. A professional can provide all these things, which will result in an excellent paper that will earn you points for your grade. Assignment writing help is a service that provides assistance with essays or any other academic writing.

    ResponderEliminar