miércoles, 7 de enero de 2015

9 razones por las que nunca deberías ir a trabajar en bicicleta

Por si alguna vez te has planteado o has llegado a sopesar la idea de sustituir tu coche en el viaje al trabajo y has llegado a valorar ese cuento de que desplazarte en bicicleta hasta tu lugar de ocupación es posible, aquí tienes tan solo una novena de argumentos irrefutables que te harán atender a la razón y descartar esas ocurrencias. Conste que no son 10 para que no sean mandamientos.

1. Es demasiado peligroso

Puedes imaginarte. Ahí fuera, con una bici entre todos esos conductores locos que te pasan volando, sin más protección que un trozo de plástico relleno de polispan sobre tu cabeza en el mejor de los casos. Te podrían matar. Lo mejor, sin lugar a dudas, es refugiarte en la coraza de tu coche, porque nadie jamás ha muerto dentro de un automóvil. Conducir es seguro.

2. Necesitas ponerte corbata, traje o falda para trabajar

No sólo eso, es importante que lleves puesta la corbata, el vestido o el "casual wear" desde que sales de tu casa por la mañana hasta que vuelves. Es inconcebible que puedas tener alguno de esos elementos en tu oficina y cambiarte allí una vez llegues en tu bici. Además, tu fondo de armario es tan grande y la coordinación de tu indumentaria es tan perfecta, que sería necesario duplicar tu colección en dos lugares. Eso además de que es materialmente imposible, como sabrás, andar en bici con traje, vestido o falda. Por no hablar de los que en su trabajo tienen que utilizar una indumentaria específica: buzos, uniformes o batas son incompatibles con gente que no llegue prácticamente desinfectada a su trabajo.

3. Tienes que ir al gimnasio después de trabajar

¿Qué me cuentas? ¿Que tengo que llevar todo mi equipo de gimnasio en una mochila o en una alforja en la bici? ¡Venga ya! ¿Qué es esto? ¿En bici al trabajo, en bici al gimnasio, además de mis 45 minutos de spinning y devuelta en bici a casa? ¿Qué os habéis pensado? ¿Que soy Contador, Valverde o Purito Rodriguez? Supongo que a alguien se le habrá ocurrido eso de ir en bici a todos los sitios y así dejar de ir al gimnasio, pero a los que nos machacamos nos gusta más el trabajo en máquina y a cubierto. Además nos gusta sudar con otros en una sala cerrada. Somos así, sabemos lo que queremos.


4. No te puedes presentar en el trabajo sudando

Está demostrado: una vez que ya has sudado, no vuelves a ser presentable hasta que no tomas una ducha o un buen baño y te secas bien después. Otro hecho: el sudor humano esta compuesto en más de un 90% por partículas fecales, que hacen que huelas como un cerdo conforme empiezas a hacer algo de ejercicio teniendo en cuenta que el resto de la gente en el ascensor o por los pasillos no transmiten ningún tipo de olor simplemente porque son pulcros y desodorantes. Nadie habla de ducharse en el trabajo o llevar unas toallitas, no, deberás soportar a tus colegas con eso de "Dios, ¿que demonios has hecho, no se te habrá ocurrido venir al curro en bici? Porque hueles como si vinieras directamente de pasar una semana en el matadero".

5. No tienes "la bici" para eso

La única bici que posees es una vieja mountain bike o, en el mejor de los casos, una bici de paseo, que no te van a servir para llevarte a trabajar. Tendrás que ir a la tienda y gastarte al menos 800 euros en una bici para eso. A nadie se le ocurriría hacerlo en algo que no sea un modelo específico de "bicicleta para ir a trabajar" llena de accesorios y gadgets para la ciudad.

6. No puedes llevar un casco y arreglarte el pelo antes de entrar a trabajar

O no llevar casco. ¡Eso sí que no! La gente que anda en bici no hace más que darse cabezazos contra el suelo. Todo el rato. Son así de torpes. De todas maneras, si lo usas es imposible que, después de 10, 20 ó 30 minutos de viaje con el casco puesto tu pelo vuelva a ser algo más que un mocho de fregona mal secado y viejo. Además es imposible tener algo para arreglarte el pelo en tu puesto de trabajo. Eso se hace en casa y punto.

7. La ruta de tu casa a tu curro es un suicidio para ir en bici

No hay alternativa. No hay calles tranquilas, no hay barrios residenciales, ni parques, ni carriles bici de los que puedas echar mano para aliviarlo. Es imposible. Además, no puedes perder el tiempo buscando recorridos más agradables o más seguros. No los hay. Así pues, es mejor que lo olvides.

8. ¿Y qué pasa si llueve?

¿Eh? ¿O crees que este sol de hoy es para siempre? ¿No habías pensado en ello, verdad? Pues mira, hay días en los que la lluvia hace que ese empeño de andar en bici se haga imposible. Porque cae agua del cielo y además moja y el suelo salpica. Contra eso el remedio es la enfermedad. Te vas a mojar y vas a coger un constipado. ¿O pretendes disfrazarte de submarinista los días que el pronóstico del tiempo no sea bueno? Porque las burbujas para bicicletas, que se sepa, no están todavía inventadas y eso de los guardabarros, ponchos, pantalones impermeables, botines y tal no funciona. Pregúntales si no a todos esos holandeses, daneses, belgas y alemanes que llegan como sopas a todos los sitios.

9. Tendrías que cambiar tus rutinas

Ah no, eso sí que no. Eso sí que es imposible. ¿Cómo vas a prescindir de esa media hora larga que dedicas a conducir para llegar pletórico a tu puesto de trabajo? ¿Y perder el trato con el resto de conductores en las rondas, semáforos y autovías? ¡Ja, ja, ja, hasta ahí podíamos llegar! Ahora cuéntame que además el viaje me va a costar menos y no me meo encima porque llevo el traje puesto.

Por cierto, gracias a semi-rad.com por la inspiración casi literal, porque considerar este texto una traducción de su artículo más que un atrevimiento sería una pretensión.

12 comentarios:

  1. Yo los veo como 9 retos que hay en contra de los ciclistas qeu se atreven a ir a su trabajo en bibicleta. Si vamos a cambiar el mundo tenemos que ver el lado positivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estaba ironizando... ;)

      Eliminar
    2. Noooo, de veras!!! :-D

      Eliminar
  2. Llevo tres años yendo diariamente a trabajar en bici, y en efecto, he oído algunas de estas tonterías cuando lo digo o se dan cuenta y se sorprenden de lo que hago. Se te han olvidado algunas otras razones:

    - Hace demasiado frio/calor en este país como para ir en bici (siempre es o mucho frío o mucho calor, parece que en España las estaciones cambian en un segundo y no existe ningún día que haga una temperatura intermedia, aparte el tema de que en la bici si hace frio se puede pedalear más rápido para entrar en calor, o si hace calor ir más lento para no agotarse y sudar tanto).
    - Hay muchas cuestas, en efecto, me parece que en España somos el único país en que todas las cuestas son hacia arriba. Parece que nadie se de cuenta de que si en un trayecto hay que subir una cuesta, en la vuelta se hace hacia abajo, o viceversa.

    ResponderEliminar
  3. Demasiadas veces se escuchan esas excusas. Yo llevo muchos años yendo a trabajar en bici. Conseguimos, después de.mucho esfuerzo, que nos permitieran meter las bicis en el.edificio, en el hueco de la escalera que queda libre al bajar al garaje. Incluso nos pusieron aparcabicis. Pues bien, en verano es imposible aparcar, está a tope, pero en las demás estaciones, sólo vamos los tres de siempre. Mirando lo positivo, por lo memos hay quien deja el.coche en casa trae meses al año.

    ResponderEliminar
  4. 10. No tengo tiempo para ir en bici.
    Debo llegar a tiempo al trabajo. Tengo calculado el tiempo que me suponen los semáforos y atascos que me encuentro en el trayecto al trabajo. Hasta he calculado cuantos coches aparcan en doble fila delante del colegio por le que paso o cuantos intentan aparcar en esa calle estrecha con un sólo carril. También tengo calculado el tiempo que hay entre el lugar en el que aparco y el lugar donde trabajo. Consigo una media apreciable (por encima de los 15 kms/hora) gracias a los acelerones que meto tras cada semáforo y que consiguen promediar con el tiempo que espero cuando están en rojo. En el coche aprovecho para poner el manos libres, mandar algún mensaje en las paradas y revisar mis fosas nasales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja muy bueno Daniel, y a parte si vas en bici, vas contemplando el paisaje, si surge paras y haces una foto, pierdes mucho TIEMPO

      Eliminar
  5. Encontré una solución hace 3 años, ahorré y me pillé una Beixo plegable que la subo a casa en el ascensor perfectamente. La cargo como el ordenador o el movil sin problemas. Si quiero sudo, si no quiero no sudo, así de simple. Cuando llueve paraguas y bus. Los carriles bici son prácticamente inexistentes, y en la mayoría de los casos terminan abruptamente. Hay que buscarse la vida por aceras y trampas varias. Con una pequeña bici eléctrica vas a cualquier sitio

    ResponderEliminar
  6. Buena selección. Se le ha olvidado un motivo importante más: en ciudades como Madrí y otras, hay tantas cuestas que es imposible pasar por determinadas zonas sin bajarte y empujar. Las bicis actuales tienen marchas y esas cosas, pero solo sirven para encarecer el producto y hacerlo más pesado. Solo puede usarse la bici con normalidad, en ciudades como Amsterdam, que son planas. Olvídate de subir cuestas si no eres Rambez o Chuarzenager. Y si eres chica, o sacas más músculos que una culturista en el gimnasio o con la bici rosa al parque. Ya se sabe. Para nada puedes aprender a adaptar tu paso y las marchas de tu bici a las circunstancias de las calles y eso de buscar alternativas (que las hay en todas las ciudades) es de mindundis

    ResponderEliminar
  7. Comprendo el sentido que le das al artículo, pero eres un poco condescendiente.

    A menudo las dificultades son tremendas. En mi ciudad no hay ninguna infra para bici y la ordenanza obliga a circular pegado a la derecha. A pesar de ser una ciudad de 50.000, las calles principales son de un único carril por sentido con, obviamente, muchísimo tráfico motorizado. Para más INRI, está cortada por una autopista sobre la cual sólo hay un puente realmente importante (de nuevo, de un único carril por sentido y un tráfico atroz) y encima, hay cuestas importantes.

    Con esto quiero decirte que si la gente no monta en bici a menudo es porque la experiencia es una mierda, no porque no hayan "visto la luz".

    ResponderEliminar
  8. Yo voy siempre en bici , las 9 razones en mi caso no me afectan de hecho me parecen tonterias

    ResponderEliminar
  9. En mi país, y sobre todo en mi ciudad no hay ordenanzas para bicis, o carriles apropiados, mi trabajo queda a 20 min en vehículo... en bici... no llegaría nunca. Sin embargo mi esposo trabaja dentro de la ciudad y a pesar del clima y los autos, etc. él usa todos los días la bici para ir a su trabajo, sin complicaciones. Su nivel de estrés a bajado desde que usa la bici!

    ResponderEliminar