lunes, 7 de julio de 2014

Lo anterior, lo siguiente y el más allá del ciclismo urbano

A fuerza de cometer errores garrafales de una manera preocupantemente reincidente en esto de tratar de reintroducir la bicicleta en el medio urbano, muchos han llegado a creer que se han conquistado bastiones hasta hace unos años inexpugnables para los pedaleantes. Nos hemos aburrido de criticar de manera repetida y casi hasta la extenuación todas las chapuzas de las que hemos sido testigos y nos hemos hastiado de recordar las terribles consecuencias que han tenido a lo largo de estos años, sobre todo en forma de accidentes con víctimas inocentes y confiadas, pero parece que no ha servido para nada o para casi nada.

Es cierto que sólo ve el que puede ver, pero no es menos cierto que sólo puede ver el que quiere y hay todavía demasiada gente mirando a otra parte a nuestro alrededor mientras cada vez más personas apuestan por la bicicleta y se aventuran a pedalear por nuestras ciudades y pueblos de una manera más o menos inconsciente. Y esto es grave, porque el número de accidentes ciclistas crecen preocupantemente. Quizá no lo hagan de manera exponencial, ni siquiera en muchos casos será proporcional, pero todavía se siguen repitiendo los mismos sucesos, porque no se hace nada para remediarlo y esto nos tiene que hacer reflexionar y actuar, para cambiar este orden de cosas y procurar unas ciudades más amables con las bicicletas.

Pero todavía hay demasiada gente pensando que lo siguiente, lo que tiene que venir son los tan ansiados carriles bici, en red, cuanto más tupida mejor y cuanto más segregados mejor, y esto es un mito que hay que cambiar, porque ha demostrado que por sí sólo no consigue más que incrementar el número de ciclistas y su percepción de seguridad, pero no reduce la peligrosidad de los itinerarios cicilistas y, lo que es peor, no reduce la accidentalidad de los pedaleantes ni la gravedad de los accidentes.

Hay que mirar más allá, hay que salirse del torrente y ver la riada desde fuera, para darnos cuenta de que las infraestructuras por sí mismas no hacen gran cosa y menos si no cumplen unos requisitos mínimos de seguridad en su construcción, como es el caso de la inmensa mayoría de las que nos rodean.


Lo que de verdad retrae a la gente de andar en bicicleta en nuestras ciudades no es la ausencia de carriles bici ni la posible prohibición de la circulación de los biciclos por las aceras. No. Lo que de verdad echa para atrás a la gente que quiere desplazarse en bicicleta en sus itinerarios urbanos es ver y comprobar cómo la ciudad está dominada por el tráfico motorizado y cómo nadie quiere cuestionar esta tiranía. Eso y que la incidencia de los robos de bicicletas cada vez es mayor (no hay más que ver cuántos candados se venden hoy en día comparados con los de hace tan sólo 5 años).

Esto es lo que nadie parece querer reconocer y nadie parece querer ver en serio. O muy pocos, demasiado pocos. No habrá ciclismo urbano si no nos lo tomamos tan en serio como el automovilismo urbano o como el transporte público urbano, con la diferencia de que el presupuesto proporcional es astronómicamente más pequeño. Y no lo habrá porque hasta entonces el tema de la bicicleta en la ciudad para nuestros responsables no será más que un juego con el que hacer un poco de propaganda y lavarse la cara ante sus conciudadanos.

Bicis en la escuela, bicis en la educación secundaria y superior, bicis en el trabajo, policías en bici, funcionarios en bici, directivos en bici, señoras y señoritas en bici, y niños, muchos niños, bicis para ir de compras, bicis para salir por ahí a dar una vuelta, programas para introducir la bicicleta en todos esos ámbitos, buenos aparcamientos para todos esos menesteres y un buen montón de publicidad del rollito ciclista y, para el que quiera, una colección de bicicletas públicas que no sean demasiadas ni demasiado aparatosas y ya veréis la diferencia.

Entonces si queréis hablamos de carriles bici, de avenidas bici, de autopistas bici y de lo que se os antoje. Hasta entonces, y mientras no pongamos en cuestión el ordenamiento orientado al automovilismo nos vemos en las páginas de sucesos o en las fotos de los anuncios de un mundo mejor.

Un abrazo y feliz navidad.

3 comentarios:

  1. OK, pero entonces podemos hablar de que fue primero ¿el huevo o la gallina?¿la bici o los carriles bici? estoy de acuerdo en mucho de lo que dices, sobre todo de que estos gobiernos no hacen nada para fomentar, publicitar el uso de la bici. Pero a mi modo de ver, sin rutas seguras, no tendrá éxito nunca, los padres no llevaran a sus hijos al cole si no van por una vía segura. Personas inexpertas no usaran la bici compartiendo calzada con coches, buses y taxis. Como ejemplo cercano en Francia y Holanda, la gente va por carriles bici, no por la calzada, en la ciudad de Burdeos, las bicis tienen su carril bici segregado de los coches y en aceras amplias un carril bici delimitado, en zonas peatonales cerradas al trafico pueden circular siempre y cuando no haya demasiada gente, entonces hay que bajarse de la bici. Igual Amsterdan. En Eindhoven han inaugurado una rotonda aérea solo para bicis que pasa a través de una carretera y conecta con carriles bicis separados de las vías de los coches, En nueva York y Portland en numero de hombres en bici que van libre por la calzada superan en 3 a 1 al numero de mujeres que usan la bici entre los coches, pero en zonas tranquilas, vías ciclistas seguras, las mujeres son el 42% de los usuarios, esto quiere decir que la población se volcara mas a usar la bici si hay rutas seguras, entonces habrá lo que dices, niños, funcionarios, señoras, agentes, directivos en bici, a la par de fomentar, publicar, educar a todos para una buena convivencia y seguir creando infraestructura segura. No entiendo porque en España se niegan tanto a lo carriles bici segregados y son mas partidarios de que las bicis tienen que compartir calzada con los coches. Un cordal saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "OK, pero entonces podemos hablar de que fue primero ¿el huevo o la gallina?¿la bici o los carriles bici?"

      Eso es una falacia. La bici fue antes que el carril bici y el coche. Cuando éste apareció "echó" a la bici de la calle, y luego se inventó el carril bici para apartar a las que quedaran del camino del motor. Ahora se han inventado el carril acera para echar al peatón de la calle, pero eso es otra historia ...

      a mi modo de ver, sin rutas seguras, no tendrá éxito nunca,

      Otra idea falsa. Los carriles bicis no son rutas seguras.

      No entiendo porque en España se niegan tanto a lo carriles bici segregados y son mas partidarios de que las bicis tienen que compartir calzada con los coches.

      Hay múltiples razones: P.e., en general la segregación quita derechos a la bici, es peligrosa, cara, difícil de implementar, transmite la idea de que el coche tiene "su sitio" ... Sólo por eso, no merece la pena.

      Eliminar
    2. Reto 1: A ver si encuentras el carril bici aquí:

      http://www.youtube.com/watch?v=BejGq5xqoSw

      Reto 2: A ver si encuentras el coche en el mismo video.

      ;-)

      Eliminar